Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
POSTS
10
Junio 2017
¡Hola mundo!
16
Diciembre 2015
Improve in Every Move
16
Diciembre 2015
Analyse Your World
16
Diciembre 2015
Word Wide Services
16
Diciembre 2015
Steps of Success Rule
16
Diciembre 2015
Rand Fishkin
16
Diciembre 2015
We Proud to Our Results
16
Diciembre 2015
Incremental Way to Future
16
Diciembre 2015
SEO Will Save Some Money
SEARCH
SHOP
Your address will show here +12 34 56 78
  • Text Hover
ODS y Avances del Sector ME

 

Propuesta de Hoja de Ruta para la Armonización de los ODS más Relevantes para el Sector

Se busca identificar aquellos elementos que permitan la articulación, de distintas iniciativas sectoriales (públicas y privadas) con Objetivos de sostenibilidad, además de definir instituciones involucradas y recopilar la información disponible para sustentar la implementación de algún ODS. 

 

La figura 6 señala la sinergia de 4 niveles interdependientes en funcionamiento, pero autónomos en contenidos, que permiten una armonización de los ODS respecto a la actividad minero energética. Se pueden presentar avances diferenciados en cada nivel, lo cual no es problema, en tanto cada uno de ellos representa un aspecto diferenciado de la sostenibilidad sectorial, tal como se describen a continuación:

Figura 6. Hoja de ruta alineación sectorial a los ODS

 

  • Text Hover
Fuente: elaboración propia, adaptado de SDGCompass

 

1 ODS en el contexto nacional

Los ODS abordados desde una escala nacional, implican que el país asume a la sostenibilidad como directriz marco de los grandes temas y desafíos que debe abordar en un mediano y largo plazo. Es decir, los ODS permiten desde un enfoque de política pública, integrar, orientar y evaluar otras políticas y sus problemáticas asociadas, sobre todo aquellas de alto interés e impacto, como las señaladas en el actual Plan Nacional de Desarrollo, la Estrategia de Crecimiento Verde y las relativas al ingreso de Colombia a la OCDE. 

 

En esta fase se establece un marco estratégico para una gestión de la información y conocimiento necesarios, para el reporte nacional de la implementación de los ODS a corto, mediano y largo plazo (horizonte al año 2030). Es decir, en este nivel se alcanzan acuerdos institucionales e interinstitucionales para una efectiva y viable implementación de las metas ODS priorizadas a nivel nacional, lo cual se formalizará con la publicación del CONPES sobre ODS liderado por DNP. A su vez, es en esta fase que se ubica la recopilación de información de los indicadores nacionales ODS priorizados, los cuales DANE calculará y reportará anualmente, para tener la respuesta país de avances en la implementación. 

 

El sector opera en este nivel, mediante un rol más de cooperación, mediante los enlaces oficiales con la Comisión de Alto Nivel ODS, el CONPES por publicarse y el reporte que realizará DANE. Al respecto, destaca la importancia que a nivel sectorial se trabaje en conjunto con DNP para la definición de metas ODS prioritarias para el sector, además de la identificación de desafíos sectoriales respecto al cumplimiento e implementación de los ODS en el sector.  

 

Pero también resulta relevante, que la información de los 9 indicadores nacionales ODS en los que actualmente el sector es fuente (que hacen referencia a 3 Objetivos: Agua, Energía e Infraestructura), se intercambie de manera fluida y se cuente con un adecuado acceso a ella, además de una actualización coherente con la periodicidad de cálculo definida para cada uno de esos indicadores.

 

2 ODS y avances sectoriales

Abordar los ODS desde una perspectiva de avances sectoriales, implica como principal actividad, la identificación de los ODS más relevantes para el sector, y de las metas priorizadas para la actividad minero energética.

Este nivel debe permitir que los ODS sean reconocidos en la planificación anual sectorial. Lo cual implica, que se debe velar para que se le asigne un ítem presupuestal a alguna medida que permita el avance en la implementación de los Objetivos prioritarios y que se enmarque en alguna línea programática que viabilice la implementación y la relacione a otras iniciativas que pueden ser complementarias, ya sea en MinMinas como en cualquiera de 7 entidades adscritas al sector.

 Otro contenido de interés para este nivel, corresponde a la construcción paulatina de la línea de base sectorial respecto a los indicadores nacionales ODS más relevantes (ver anexo 3), así como para los propios ODS, en tanto se requeriría de la definición de metas actuales de sostenibilidad sectorial, que puedan compararse con metas ODS sectoriales en el mediano y largo plazo, obteniendo así brechas de cumplimiento e implementación para los 7 ODS más relevantes y las 55 metas priorizadas.

 Por último, en esta instancia se debe ir integrando gradualmente, los temas de trabajo de mayor incidencia para una sostenibilidad sectorial, que se desarrollen, como por ejemplo adaptación y mitigación a cambio climático, pasivos ambientales mineros, biodiversidad y recurso hídrico.

Entre ellos destacan los Planes de acción sectoriales (Recurso hídrico y biodiversidad), que actúan como instrumento de planificación sectorial de largo plazo, que buscan determinar las acciones a ejecutar por parte de los actores del sector minero energético, para una gestión integral del recurso hídrico y gestión de la biodiversidad (y servicios ecosistémicos asociados) en la planeación de la actividad minero energética. Como también la elaboración de un mecanismo de comunicación y articulación denominado Red de Gestión de Conocimiento del Sector Minero Energético -RedCOME, que busca reconocer y facilitar los flujos e intercambios de información requeridos, entre los actores vinculados, interesados e implicados en la gestión ambiental del sector minero energético.

3 ODS en el Sector

Este nivel se diferencia del anterior, en gran medida, porque hace referencia al sector privado, y al rol protagónico que deben tener las empresas sub-sectoriales, en una adecuada implementación de los ODS más cercanos a los temas materiales de sostenibilidad. Se intenta obtener un enfoque estratégico, que ofrezca oportunidades de implementación de los ODS en el sector privado, de manera coordinada con los planteamientos del sector público desarrollados en las fases anteriores, y que puedan ser operativos mediante acciones concretas para una sostenibilidad sectorial.

 

La base conceptual de los ODS, promueve la cooperación entre distintas entidades, que idealmente puede llevarse a cabo mediante un diseño conjunto de un plan de trabajo interinstitucional. La fase debe iniciar con una movilización del conocimiento sobre los ODS, para entender los aportes y las ventajas que ofrece a la sostenibilidad de una empresa y del sector. Pero además se requiere de una internalización de los desafíos que implica que una empresa contribuya o no a los ODS desde su ámbito de acción.  

 Para ello, resulta fundamental la identificación de los impactos que genera la empresa, para los fines de sostenibilidad. Si son negativos, se requerirán acciones que permitan mitigar esos efectos sobre los ODS implicados, mientras que si son impactos positivos, se deben potenciar iniciativas para una mayor contribución a los ODS.  

 Los aportes y lineamientos emanados del sector público, establecen una serie de sinergias con el sector privado, especialmente por medio de tres áreas fértiles para una contribución a los ODS prioritarios para el sector:

1) Implementación de los ODS en los tres subsectores: porque se requiere de una especificación e identificación de particularidades y aspectos diferenciados en materia de ODS relevantes para la minería, energía e hidrocarburos;

2) Instrumentos sectoriales ejecutados: en tanto son elaborados para que una empresa o un conjunto de ellas, aplique los lineamientos y estrategias desarrolladas en cada instrumento, y que pueden incorporar uno o más ODS dentro de los resultados esperados; y 

3) Conformación de Alianzas público-privadas: que permitan aunar esfuerzos, recursos y capacidades para el desarrollo de algún aspecto de interés para la implementación de los ODS. Las alianzas permiten viabilizar y sostener en el tiempo, una alienación sectorial a los desafíos de sostenibilidad.  Se requiere explorar posibilidades de articulación con el sector privado, además de establecer un mecanismo permanente de retroalimentación, y un diálogo entre lo que el sector público direcciona y lo que el sector privado implementa.

4 ODS y Temas Sectoriales de Sostenibilidad

El cuarto y último nivel, consiste en formalizar un mecanismo de seguimiento con base en los indicadores nacionales ODS más relacionados, y los temas sectoriales de mayor relevancia para la sostenibilidad del sector. Se trata de utilizar las tres dimensiones de sostenibilidad, que integran los ODS con temas sectoriales de sostenibilidad.  

 

La idea es que se trabaje a nivel de dimensión, mediante el levantamiento de la información más pertinente que esté disponible, que combine el uso de indicadores con análisis de tendencias de temas sectoriales de interés, que en conjunto permitan establecer los focos de actuación prioritarios para los aspectos de mayor incidencia en la sostenibilidad sectorial. 

 

La etapa permite que el sector pueda informar públicamente, el desempeño alcanzado respecto a los avances conseguidos en materia de sostenibilidad. Para ello, es posible que se elaboren informes particulares sobre la contribución sectorial a los ODS, o bien integrar la información en la Red de Conocimiento Minero Energético (REDCOME), que se encuentra en plena elaboración y que contribuirá a una socialización y validación, de los contenidos desarrollados en los niveles anteriores. 

 

Por último, y dada la importancia estratégica que suscita, cabe mencionar qué puede entenderse de manera preliminar y genérica, como Informe de Avance a la Sostenibilidad Sectorial en el marco de la hoja de ruta acá propuesta. Al respecto, se plantea que el Informe como mínimo debería comunicar y relacionar los distintos avances que se produzcan en cada uno de los 4 niveles considerados en la Hoja de Ruta (figura 6). Es decir, se puede mostrar a un público amplio, qué iniciativas se han realizado anualmente y que explícitamente hayan incorporado o contribuido a la implementación de los ODS y sus metas. Tanto en el sector público como en el privado, así como las experiencias conjuntas que se puedan establecer. En definitiva, el Informe debe constituirse en la síntesis de información generada y utilizada para el seguimiento de los ODS sectoriales, y en el reporte de productos de conocimiento asociados, que aseguren un fortalecimiento de capacidades en materia de sostenibilidad sectorial.

Esquema metodológico para la implementación de la hoja de ruta de alineación de los ODS a las iniciativas sectoriales

 

El esquema de cuatro pasos (ver figura 5), considera que la información resultante de cada uno de ellos, sirve de insumo o herramienta de toma de decisiones para los siguientes, aun cuando se desarrollen en paralelo. Los pasos y las dos fases permanentes de validación y comunicación, implican actividades (ver figura 6) que en diversos momentos del proceso deben estar interconectadas. La retroalimentación se produce una vez los contenidos de cada etapa se actualizan.

  • Text Hover
Fuente: elaboración propia

 

El esquema presenta una alta capacidad de flexibilidad, que permita adaptarlo a distintos intereses u objetivos en relación a la sostenibilidad sectorial, o para distintas versiones de implementación de la hoja de ruta (que también debiera ser flexible y adaptable a cambios). Características que le imprimen a la hoja de ruta, la posibilidad de trabajar con una concepción y metas de avance a la sostenibilidad sectorial, como parte de un proceso estratégico de mejoramiento permanente (nunca el sector sería sostenible en un 100%, porque las condiciones que definen lo que es o no sostenible, son dinámicas).  

 

El ciclo planificación/gestión/formalización/evaluación sitúa la elaboración e implementación de la hoja de ruta, como parte de un proceso técnico pero que también es administrativo, en la medida que puede atender de igual manera, los requerimientos de información que sustente la priorización de ODS, metas e indicadores asociados, así como también los procedimientos a seguir para que, por ejemplo, un Plan de Acción Sectorial pueda incorporar a algún ODS como parte de los resultados esperados.